Chi Kung, una ayuda práctica para encontrar el equilibrio


El chi kung es una práctica milenaria cuyo objetivo se basa en la búsqueda del equilibrio interno.

El chi kung, es originario de China, combina la meditación y el control de la respiración con ejercicios físicos y espirituales, para mejorar el bienestar general y promover el equilibrio en nuestro organismo.

La práctica, desarrollada hace unos 2.500 años, también aporta elementos a las artes marciales, que se nutren de su sistema de ejercicios. Desde el punto de vista terapéutico, los métodos para controlar la respiración, la elongación y los ejercicios de control mental que conforman la base del chi kung, se enfocan en la purificación y mejoramiento de la energía vital del cuerpo y la expulsión de los elementos "contaminados" para generar una mayor eficiencia de la circulación y el metabolismo.

Objetivos del Chi Kung


Los tres objetivos fundamentales de la práctica del chi kung son perfeccionar la salud mediante el fortalecimiento del cuerpo, prevenir las enfermedades y curar el organismo y la mente mediante el fortalecimiento del sistema inmune. El chi kung surgió de antiguas danzas y ceremonias en las que los movimientos y la música generaban una hipnosis colectiva que llevaban al trance.

Lo positivo de esta experiencia llevó a sistematizar su práctica, a darle un sentido y un cuerpo de ejercicios físicos, mentales y espirituales. Los métodos de chi kung más populares y promovidos hoy en todo el mundo están enfocados a la conciencia, usando la visualización, o bien, el chi kung basado en movimientos automáticos, la hipnosis y la relajación pura.

Práctica de Chi Kung


La práctica del chi kung debe enfocarse en la eliminación de todas las actividades sensoriales, mientras se trata de generar un vacío mental total que evite cualquier distracción por estímulos externos. Por otra parte, el ejercicio físico y la meditación deben ir juntos; la práctica de ejercicios de chi kung o la meditación por separado no tendrían los mismos resultados.

Diversos especialistas del área natural apoyan esta práctica como método terapéutico. Para ellos, el Chi es la energía vital con la que se vive, que puede enriquecer o perder de acuerdo con la manera en que se cultive, es decir, depende de nuestros hábitos: el chi kung trabaja con ella usando la respiración, el movimiento lento y consciente y nuestra intención o concentración.

El chi kung no es un arte de pelea, es una herramienta que entrena el cuerpo para obtener salud, vigor, longevidad y fuerza. Para algunos, los beneficios que me aporta esta práctica son salud y fortaleza físicas, claridad mental, paz y control de mi vida emocional.

Si se observa con cuidado, las enfermedades se presentan cuando los malos hábitos rigen la vida cotidiana, como, por ejemplo, el poco descanso, el exceso de trabajo, el vivir constantemente estresado, los malos hábitos para comer y sobre todo para respirar. La práctica del chi kung podría ayudarnos a mejorar nuestra salud porque empieza a trabajar en regular la respiración, equilibrando nuestros órganos, o la energía en ellos.

Si lo practicamos con constancia, poco a poco nos hará modificar y reemplazar nuestros malos hábitos.

Bibliografía


https://www.truvius.com