Descubre en qué consiste la inflamación


Nuestro cuerpo reacciona de manera misteriosa, al menos para aquellos que no estudiaron medicina. Existen fenómenos o efectos que suceden en nuestro organismo pero no sabemos realmente porqué ocurren, algunos simplemente los vemos como algo normal. Esto ocurre con la inflamación. La notamos cuando recibimos algún golpe o lesión por ejemplo, ¿pero por qué ocurre?

Si, ¿por qué?


La inflamación es la respuesta del tejido vivo vascularizado (cubierto de vasos sanguíneos) a la lesión. Puede ser causada por infecciones microbianas, agentes físicos o químicos, tejido necrótico (tejido muerto) o reacciones de tipo inmunitario.


La inflamación tiene la finalidad de contener y aislar la lesión, destruir los organismos invasores e inactivar toxinas, de esto modo puede preparar el tejido para la cicatrización y reparación.

Ya sabrás como se manifiesta, pero por si acaso...


Sus signos y síntomas son el calor, rubor, edema y dolor. Esta respuesta comienza de manera casi inmediata después de una lesión.

El proceso interno


Lo que ocurre en el tejido es que los vasos que se encuentran en el lugar se contraen, es decir, disminuyen su calibre de forma momentánea, y enseguida los vasos que le llevan sangre a la zona se dilatan. Básicamente es un “aguanta y luego expulsa todo”, dando como resultado la congestión del área apareciendo así un cambio de coloración y temperatura en la piel. Entonces aquí encontramos los primeros signos antes mencionados.

Además la inflamación se caracteriza por la movilización de glóbulos blancos hacia el área de la lesión. Su función es la de eliminar cualquier agente agresor de nuestro organismo.

Recordemos que la inflamación no solo es por un golpe. Puede ser ocasionada por cortes o perforaciones, dejando “al descubierto” al aire libre y todo microorganismo presente.

Inflamación en el sistema nervioso y otras áreas


Durante el proceso de eliminación de agentes tóxicos en la zona inflamada se invade con una gran variedad de células, que pueden ser tóxicas también. Es como combatir el fuego con fuego.

Las neuronas no se regeneran, por lo tanto cualquier daño a ellas generalmente es permanente. Nuestro cerebro es inteligente y exclusivo, y solo deja que ingresen células que considere seguras.

No solo nuestro sistema nervioso evita la abundancia de células durante el proceso de inflamación, también están el ojo, el testículo, la placenta y el feto.

Inflamación aguda y crónica


Se refiere al tiempo, forma e intensidad en que se lleva a cabo el proceso de inflamación y cuanto tarda en curarse.

En la inflamación aguda está presente los síntomas comunes, ya mencionados, y duran por poco tiempo. Puede parecer el proceso de inflamación normal, pero se presenta en mayor intensidad. La amigdalitis es un ejemplo de inflamación aguda.

En cambio, la inflamación crónica los síntomas tardan en aparecer, y del mismo modo tardan en desaparecer. Este tipo de inflamación puede durar hasta tres meses. Podemos mencionar el asma como un ejemplo de esta.

Nuestro cuerpo es un universo. Hay miles de procesos y reacciones que realiza a diario. No tenemos porqué saberlos todos, pero entender los esenciales nos puede ayudar en nuestro estilo de vida.