Cancer De Mama Y Dieta Baja En Grasas


En la reunión de la American Society of Clinical Oncology (Sociedad Americana de Oncología Clínica) que se viene celebrando en Orlando, Florida, EE.UU., Rowan T. Chlebowski y colaboradores del LA Biomedical Research Institute, en Torrance, Calif., presentaron en Mayo de 2005 los resultados de un amplio estudio epidemiológico estadísticamente riguroso en el que llegan a la conclusión de que las mujeres tratadas de un cáncer de mama con pretensión curativa, cuando siguen una dieta baja en grasas corren un riesgo menor de que se produzca una recidiva de su cáncer.

De una población de mujeres que habían sido tratadas de un cáncer de mama con una terapéutica estándar (extirpación simple del tumor o mastectomía, seguida de radioterapia y tratamiento hormonal o quimioterapia, cuando se consideró apropiado), 975 fueron asignadas de manera aleatoria a seguir una dieta con bajo contenido en grasas, mientras que 1.462 fueron asignadas a mantener su dieta habitual.

Resultados de la dieta baja en grasas


En las 975 mujeres que siguieron una dieta baja en grasas, 96 (9,8%) tuvieron una recidiva de su cáncer de mama; en las 1.462 mujeres que siguieron su dieta habitual, 181 (12.4%) desarrollaron una recidiva. La reducción en la tasa de recidivas en las mujeres que siguieron la dieta baja en grasas, tras un seguimiento de 5 años, sería del orden del 20%.

Según el Dr. Chlebowski, el beneficio adicional obtenido con la dieta baja en grasas sería equivalente al que se consigue al añadir un fármaco antineoplásico al régimen terapéutico. Este sería el primer ensayo clínico aleatorizado en el que se demuestra un efecto beneficioso de la dieta en la evolución del cáncer de mama.

No obstante, tanto el Dr. Chlebowski como expertos independientes asistentes a la reunión de Orlando, hacen notar que los hallazgos de este estudio sólo tienen una significación estadística marginal, por lo que deberían ser confirmados. Otros expertos, dado que la dieta baja en grasas no tiene efectos adversos, opinan que, a la vista de los resultados, debería ser recomendada en las mujeres que hayan sido tratadas de un cáncer de mama con pretensión curativa.