Mujer Tabaco Y Mortalidad


En un artículo publicado en el Journal of American Medical Association de 7 de Mayo de 2008, miembros de los departamentos de Epidemiología, Bioestadística y de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (Boston, Mass.) se proponen como objetivo evaluar en mujeres la relación entre fumar cigarrillos y el haber dejado de fumarlos sobre la mortalidad por todas las causas y la mortalidad debida a causas específicas.

El estudio ha sido realizado sobre una población de 104.519 mujeres participantes en el Nurses´ Health Study (“Estudio sobre la Salud de las Enfermeras”) que fueron seguidas desde 1980 al 2004. Los resultados han sido los siguientes: un total de 12.483 muertes han ocurrido en esta población de mujeres, 4.485 (35,9%) entre las que nunca fueron fumadoras, 3.602 (28,9%) entre las que fumaban en la actualidad, y 4.396 (35,2%) entre las que fumaron en el pasado y lo dejaron.

Hubo 2.957 muertes de causa vascular, con 1.385 muertes debidas a enfermedad coronaria y 734 a enfermedad cerebrovascular, 759 muertes debidas en enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), 1.237 a cáncer de pulmón, 2.104 muertes a cáncer relacionado con el tabaco (incluido el cáncer de pulmón), 3.805 muertes debidas a otros cánceres, y 2.858 muertes debidas a otras causas.

Aproximadamente el 64% de las muertes que ocurrieron en las mujeres que seguían siendo fumadoras y el 28% de las muertes entre las mujeres antiguas fumadoras eran atribuibles a fumar cigarrillos. Comparadas con las que nunca fumaron, las mujeres que seguían fumando mostraban un incremento del riesgo de mortalidad por todas las causas y también en la mayoría de causas específicas.

Las conclusiones son las siguientes: en las mujeres, la mayor parte del exceso de riesgo de mortalidad de causa vascular debido a fumar puede ser eliminado rápidamente después de abandonar el tabaco, mientras que se tarda 20 años en eliminar la mayor parte del exceso de riesgo de mortalidad debido a enfermedades respiratorias (EPOC) y cáncer de pulmón.

Retrasar la edad de la iniciación a fumar cigarrillos reduce el riesgo de enfermedades respiratorias, cáncer de pulmón y otras muertes por cánceres relacionados con el tabaco, pero tiene escaso efecto sobre otras causas específicas de mortalidad.

En la mujer, fumar cigarrillos se asocia con un incremento de riesgo de mortalidad por cáncer de colon y recto, pero no con un incremento de riesgo de mortalidad por cáncer de ovario.